Adultos en situación de vulnerabilidad

Una persona en situación de vulnerabilidad debido a la edad, la enfermedad, la discapacidad o, incluso, un accidente necesita ser protegida mediante la adopción de una serie de medidas ya que la alteración de sus facultades físicas y/o mentales le impide velar por sus intereses tanto patrimoniales como extrapatrimoniales.

En este caso se pueden contemplar diferentes medidas judiciales, más o menos reforzadas, según sea el estado físico y/o psicológico del adulto, tales como:

  • el mandato de protección futura;
  • la salvaguarda de justicia;
  • la habilitación familiar;
  • la curatela;
  • la curatela reforzada;
  • la tutela.

También existen otras medidas específicas para la protección del cónyuge:

  • la habilitación judicial entre cónyuges: la autorización o la representación judicial;
  • la transmisión judicial de la facultad de administración de los bienes propios o comunes entre cónyuges.

Le guiaremos en la elección de la medida de protección más adecuada para usted o uno de sus allegados y en la tramitación del procedimiento correspondiente.

Noticias
No se han encontrado entradas.