Derecho penal de familia

El entorno familiar, en su vertiente más íntima y humana, puede dar lugar a situaciones en las que la agudización de un conflicto tenga consecuencias penales, es decir, la conducta adoptada pasa a ser susceptible de constituir una falta, un delito (crimen).

Los delitos más frecuentes en el ámbito familiar son, sobre todo, el incumplimiento del deber de entrega de un hijo (no entregarlo a quien tiene derecho a reclamarlo), el abandono de familia (impago de la pensión alimenticia), la violencia de cualquier tipo, el acoso, la grabación o difusión de imágenes sin consentimiento, las amenazas, etc.

Además de las multas y las penas de privación de libertad, las sanciones penales pueden tener consecuencias en el ámbito familiar y pueden ser decididas por:

  • El juez penal: retirada de la patria potestad, prohibición de entrar en contacto o de presentarse en determinados lugares como el domicilio.
  • El juzgado de familia o el juzgado de menores: retirada del derecho de visita o internamiento de los hijos en un centro de menores.

Nuestra doble especialización en derecho de familia y derecho penal de familia nos permite idear y definir con usted una estrategia que prevea los efectos de uno sobre el otro y que garantice la eficacia de la defensa de sus intereses en todos los aspectos, tanto si se considera víctima como acusado.

Noticias
No se han encontrado entradas.